JOIN THE SECONDHAND REVOLUTION

Hoy inauguramos la Fashion Revolution Week. En 2013, el 23 de abril el deterioro del edificio Rana Plaza en Dacca, Bangladesh, provocó su derrumbe, matando a 1.134 personas que trabajaban en su interior, e hiriendo a 2.437.

Rana Plaza es una de las múltiples fábricas de Asia Pacífico en la que se hacinan miles y miles de personas que fabrican ropa para grandes cadenas de moda, las conocidas como fast fashion.

No fue la primera ni ha sido la última vez que ha habido una tragedia similar, pero lo que diferencia lo ocurrido aquel 23 de abril del resto es que dio lugar al nacimiento del movimiento Fashion Revolution. Entonces una serie de personas y organizaciones se unieron para denunciar lo ocurrido, reclamar responsabilidades y concienciar para frenar un modelo de producción y consumo que no es sostenible, ni para el Planeta ni para la vida.

En la actualidad existen infinidad de organizaciones y empresas que han revolucionado el sector y están incorporando prácticas más sostenibles en la producción o implantando modelos de negocio diferentes, fundamentalmente basados en la reutilización (upcycling, alquiler de prendas, secondhand, etc.).

Y es que tiene sentido pensar en la reutilización como primer paso hacia la sostenibilidad en moda: el frenético ritmo de consumo de las últimas décadas hace que haya en circulación infinidad de prendas a las que se les puede dar una segunda vida. Está claro, la prenda más sostenible es la que ya está fabricada.

Muchas de estas nuevas prácticas están llegando además de la mano de organizaciones sin ánimo de lucro o empresas con espíritu de impacto positivo, que reinvierten total o parcialmente sus beneficios en proyectos sociales y medioambientales.

Pero no todo está en manos de quienes establecen la oferta de moda, quienes consumimos tenemos también mucho que decir. Puede parecer que nuestras acciones individuales no tienen gran repercusión, pero los millones de personas que habitamos en este Planeta realmente tenemos capacidad de cambio.

Por ejemplo, la Federación Humana People to People, a la que pertenece Humana en España, impactó en 2020 a 12 millones de personas a nivel global con sus proyectos de cooperación. Y todo esto ha sido posible porque personas como tú habéis decido donar la ropa y calzado que ya no usáis o comprar moda secondhand en alguna de nuestras tiendas. Por eso nos gusta decir que tu ropa sirve para mucho más, y tus compras también.

El consumo consciente es fundamental en este cambio: si entendemos que con nuestras compras estamos validando un modelo de negocio que tiene un impacto determinado en comunidades concretas y en el medio ambiente, podemos tomar las decisiones de compra que más se ajusten a nuestros valores.

A nivel global, los recursos necesarios para mantener nuestro ritmo de producción y consumo al año equivalen a un planeta y medio. Hemos sobrepasado nuestra biocapacidad sobradamente, los datos son irrefutables y esto no es sostenible. Solo optando por la economía verde y circular, y por la social y solidaria, podemos revertir esta tendencia y dejar a las siguientes un mundo habitable y justo.

Así que, ¿te unes a la revolución del secondhand?

Si quieres conocer más sobre o implicarte en el movimiento Fashion Revolution visita su web.

22.03 Día Mundial del Agua

El 22 de marzo fue el Día Mundial del Agua, una fecha en la que busca recordar la importancia que el agua tiene en la supervivencia de la vida. Se produce la contradicción de que mientras 2.200 millones de personas en el mundo no tienen acceso a agua potable*, en algunos países la malgastamos en tantas acciones que ni siquiera somos conscientes.

Indirectamente, a través de nuestro consumo, generamos una huella ecológica en el Planeta de la que somos responsables. Es inevitable generar cierto impacto, pero ser conscientes de ello nos puede ayudar a revisar nuestras acciones y contribuir a mejores prácticas.

La industria textil es una de las más contaminantes del planeta, y en la producción de moda se necesita gran cantidad de agua. Desde el cultivo del algodón o la fibra correspondiente, hasta el proceso de manufactura, con sus tratamientos del tejido, tintes y acabados, cada prenda que vistes lleva aparejado el consumo de muchos litros de agua.


Photo by diana on Unsplash

Por poner un ejemplo, la producción de tan solo unos vaqueros supone el consumo de 6.800 litros de agua*. Con este dato en mente, ¿no merece la pena reutilizar las prendas que ya están fabricadas y prevenir el consumo excesivo de agua?

Otro motivo por el que nos gusta decir que la prenda más sostenible es la ya fabricada 🙂

Y tú, ¿sabías que tu ropa consume tantos recursos?

*Fuentes:

https://www.treehugger.com/clean-technology/how-many-gallons-of-water-does-it-take-to-make.html

https://www.un.org/es/observances/water-day

Secondhand, second chance

Entramos en marzo, mes en el que la moda se viste de primavera, de colores florales y vivos, se aligeran los tejidos y se eliminan capas de los looks.

Para el mundo de las tendencias el invierno ya quedó atrás, y sin embargo los termómetros del mundo más terrenal aún dicen lo contrario. Así que aprovechemos las ganas de calorcito y luz solar que surge a medida que se acerca la primavera, aprovechamos la presencia de los colores florales no para pensar en esta o aquella tendencia, sino para reflexionar sobre el impacto que la moda tiene en el medio ambiente y sobre cómo con nuestro consumo podemos cambiar muchas cosas.

Según una encuesta llevada a cabo entre clientes de Humana, el 60% de las prendas que se compran de segunda mano evitan el consumo de prendas nuevas. Es claro cómo optando por vías de consumo alternativas, a nivel individual tenemos mucho que decir en cuanto a protección de nuestro Planeta.

Por eso en Humana nos gusta decir que la prenda más sostenible es la que ya está fabricada. Y tú, ¿qué vas a hacer por el Planeta esta primavera con tus compras?   

Moda vintage en Madrid

Si eres fan de Humana ya sabrás que el pasado enero nuestra tienda Humana de c/Hortaleza, 19 en Madrid pasó a ser 100% vintage. Ahora toda la oferta vintage de la ciudad está concentrada en este espacio: 300 metros cuadrados de moda secondhand vintage de mujer, hombre, y para el hogar.

Pero, ¿qué es exactamente la moda vintage?

La moda vintage se diferencia de la secondhand al uso en que es de épocas más lejanas en el tiempo. Son prendas con muchos más años de antigüedad, pero que por lo general son de muy buena calidad, dado que han resistido muy dignamente el paso del tiempo. Puedes encontrar firmas emblemáticas que sobreviven al paso de los años, firmas que fueron muy valoradas hace un tiempo y ya casi han desaparecido, y ropa hecha a medida o de trote que, por su estética y su buena estructura, nos evocan tiempos pasados pero sin que parezca que el tiempo ha pasado por ellas.

Photo by Tamara Bellis on Unsplash

¿Y qué puedo encontrar?

Moda de los años 90, 80, 70, 60, ¡y de mucho antes! Prendas especiales como vestidos de novia, bolsos, neceseres, maletas, sombreros y otros accesorios, y hasta calzado. La moda vintage es plena actualidad y en nuestra tienda de la calle Hortaleza, 19 en Madrid encontrarás tesoros vintage que son una maravilla.

Y tú, ¿eres fan del vintage?