12.08 Día Internacional de la Juventud

El pasado 12 de agosto se celebraba el Día Internacional de la Juventud, fecha marcada por la ONU para concienciar sobre la importancia de la inclusión de todos los jóvenes del mundo en las sociedades, garantizando oportunidades laborales y formativas independientemente del lugar de nacimiento. La misma intención se recoge en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, centrado en la educación de calidad.

Desde sus orígenes, Humana ha tenido la juventud como foco de muchos de sus proyectos: desde la formación de docentes, las escuelas vocacionales y la formación profesional, hasta el fomento de formación y empleo en energías limpias, pasando por el desarrollo comunitario en áreas rurales.

humana_cooperacion_formacion_profesional_juventud

Alumnos del Grado de Electricidad y Fontanería en la Escuela Profesional de Bissora, en Guinea-Bissau

En muchas zonas del mundo los conflictos armados, la inestabilidad política y los desastres naturales llevan a muchos niños y jóvenes a una situación de vulnerabilidad que es necesario atajar para evitar su desconexión de la sociedad y el estado. Los programas de desarrollo comunitario de Humana ayudan a estrechar vínculos sociales con actividades de formación y mejora del entorno en cuanto a nutrición, agua y saneamiento, condiciones sanitarias, formación e información.

Estos proyectos siempre involucran a la población local en favor de la mejora de su situación y buscan el apoyo de las autoridades locales, para garantizar su estabilidad y desarrollo en el tiempo.

Estos proyectos son posibles gracias a tu colaboración mediante donaciones de ropa y calzado y mediante compras de moda secondhand en las tiendas Humana. Si quieres saber más sobre cómo trabajamos y sobre otros proyectos de cooperación visita nuestra web.

 

Cradle to cradle: ¿puede la moda circular prescindir del secondhand?

Cradle to cradle, de la cuna a la cuna, es el concepto que en 2002 plantearon en un libro el químico-ecologista alemán Michael Braungart y el arquitecto-paisajista estadounidense William McDonough. La premisa fundamental es el cambio de enfoque de la consigna principal del ecologismo, la conocida regla de las tres erres: Reducir, reutilizar, reciclar. Los autores consideran que reducir el impacto sobre el medio ambiente de los procesos productivos provoca que se ralentice, pero no lo elimina.

Por ello proponen ir a la raíz de los problemas: desde el propio diseño y concepción de cualquier bien o acción deben tenerse en cuenta todas las fases de producción involucradas, desde la extracción de materias primas hasta el reciclado. Es el origen de lo que ahora conocemos como economía circular, que iniciaríamos con el llamado ecodiseño.

En moda hay muchos elementos a tener en cuenta a la hora de aplicar la economía circular: para que una prenda pueda al final de su vida ser desmontada y reutilizada o reciclada en su totalidad, es necesario diseñar con este fin de vida en la cabeza. Todo un reto para el funcionamiento lineal actual de esta industria.

moda_circular_ecologica_secondhand_humana_fin_social.jpg

Se dice muchas veces que el mercado de segunda mano es un parche y no una solución al reto de la sostenibilidad en moda. Ciertamente no es solución, pero por mucho que se trabaje en una transición hacia una moda 100% circular, el secondhand seguirá siendo necesario. El único motivo: el consumismo.

El auge del low cost y la consolidación del fast fashion como modelo imperante en moda han provocado un consumo exagerado y muy alejado de nuestras necesidades reales. Es indiscutible: compramos ropa por encima de nuestras posibilidades y, sobre todo, de las posibilidades del Planeta.

Por eso, por mucho que la moda transicione hacia la circularidad, el secondhand será necesario mientras los niveles de consumo sigan siendo excesivos. La prenda más sostenible es la ya fabricada, siempre será mejor acudir a la reutilización antes que al reciclaje. Es una cuestión de aprovechamiento de recursos.

La moda circular no puede prescindir de la reutilización, ya que el consumo nunca será 100% eficiente. El futuro de la moda solo puede ser circular y secondhand

 

Empoderando a las agricultoras indígenas en Ecuador

El 9 de agosto se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, fecha establecida por la ONU para recordar los derechos de estos pueblos a la libre determinación y a sus tierras, territorios y recursos tradicionales.

En la naturaleza de Humana está trabajar siempre con las comunidades locales a la hora de llevar a cabo proyectos de cooperación, buscando su empoderamiento y completa involucración desde el principio. Es el único modo de crear proyectos exitosos que se desarrollen en el tiempo.

Un ejemplo de esto es el proyecto del que os hablábamos hace unos meses  puesto en marcha en Quisapincha, Ecuador, que nacía con el objetivo de organizar y optimizar la producción de cuys. El pasado mes de junio tuvo lugar en el Coliseo de Quisapincha la ceremonia de inauguración.

humana_cooperacion_ecuador_moda_fin_social_agricultura_social_sostenible_desarrollo.JPG

El proyecto implementado por Humana junto a su socio local en Ecuador cuenta con el apoyo de la AECID, el Gobierno Provincial de Tungurahua y la participación activa de las comunidades involucradas: en torno a 250 agricultoras/es indígenas. La meta es que suponga un estímulo para el conjunto de la economía local.

Varias de las personas que forman parte de las asociaciones locales involucradas y de la propia Fundación Humana Pueblo a Pueblo Ecuador se encargaron de montar un pequeño stand durante la inauguración con una muestra de los productos que se obtienen en las comunidades de Quisapincha, tales como frutas, vegetales o hierbas medicinales. También mostraron algunos cuyes como ejemplo de la labor que se está desarrollando.

Este proyecto es posible gracias a tu colaboración mediante donaciones de ropa y calzado y mediante compras de moda secondhand en las tiendas Humana. Si quieres saber más sobre cómo trabajamos y sobre otros proyectos de cooperación visita nuestra web.

 

La figura del profesor en las áreas rurales de África

Muchos de los proyectos de cooperación para el desarrollo que Humana lleva a cabo se centran en el ámbito de la educación, especialmente en la formación de profesores y profesoras de primaria. El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 4 fijado por la ONU busca garantizar para 2030 una educación primaria de calidad para todas las niñas y niños, independientemente de la zona geográfica en la que hayan nacido.

A pesar de que los datos de escolarización han mejorado en las últimas décadas, en muchas zonas rurales de países en desarrollo no hay suficientes profesores cualificados para poder garantizar una educación de calidad, a pesar de que los recursos materiales y las infraestructuras también están mejorando.

humana_cooperacion_internacional_mozambique_educacion

Alumnos en una escuela primaria de Maputo, Mozambique

Habiendo desarrollado a lo largo de los años tantos proyectos relacionados con educación en zonas de diversa naturaleza, los socios locales de Humana en los distintos países en los que trabajan han observado que en las zonas rurales los maestros y maestras cobran una importancia que va mucho más allá de su labor docente. De hecho se convierten en un punto de referencia para las comunidades rurales, capaces de implicar a padres, madres y familias en la educación de sus hijos y, por tanto, de concienciar sobre la importancia que tiene para su futuro que todas las niñas y niños reciban una educación de calidad.

Gracias a las donaciones y compras secondhand en la red de tiendas Humana de tanta gente durante tantos años ha sido posible trabajar y seguir trabajando en estos proyectos y generar toda esta experiencia que nos permite mejorar cada día con lo aprendido. ¿Nos ayudas  seguir promoviendo una educación de calidad, justa e inclusiva?

Si quieres saber más sobre Humana, sobre cómo trabajamos y nuestros proyectos, visita nuestra web.