19.08 Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

El pasado lunes 19 de agosto celebrábamos el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, en el que se busca rendir tributo a las personas que arriesgan sus vidas prestando ayuda a los damnificados por las catástrofes naturales y conflictos armados y civiles.

humana_emergencias-mozambique_asistencia-humanitariaUna de las áreas de actuación de Humana, es la asistencia en emergencias, como la llevada a cabo tras el paso del Ciclón Idai en Mozambique. Cuando ocurre una catástrofe natural o un conflicto en un territorio determinado es fundamental la rápida intervención para poder dotar a la población civil de kits de emergencias con material médico, alimentos, artículos para garantizar una higiene básica y acceso a agua potable, y en muchos casos también ropa de abrigo. Esta movilización de recursos es muy costosa y debe ser gestionado con rapidez, para garantizar la protección del mayor número de personas posible en el territorio en crisis. 

Este 2019 la jornada conmemorativa se centra en reconocer especialmente la labor de las trabajadoras humanitarias. Hay un gran número de mujeres trabajando en asistencia humanitaria, en primera línea, en zonas de conflicto y de peligrosidad, muchas veces arriesgando su vida para proteger la de los que lo han perdido todo.

Cuando apoyas a las organizaciones que se dedican a la asistencia humanitaria en emergencias estás dotándolas de recursos e infraestructura para poder reaccionar de manera ágil y efectiva siempre que sea necesario. También contribuyes a valorizar el trabajo de todas las personas que se dedican a dar respuesta en estas situaciones.

12.08 Día Internacional de la Juventud

El pasado 12 de agosto se celebraba el Día Internacional de la Juventud, fecha marcada por la ONU para concienciar sobre la importancia de la inclusión de todos los jóvenes del mundo en las sociedades, garantizando oportunidades laborales y formativas independientemente del lugar de nacimiento. La misma intención se recoge en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, centrado en la educación de calidad.

Desde sus orígenes, Humana ha tenido la juventud como foco de muchos de sus proyectos: desde la formación de docentes, las escuelas vocacionales y la formación profesional, hasta el fomento de formación y empleo en energías limpias, pasando por el desarrollo comunitario en áreas rurales.

humana_cooperacion_formacion_profesional_juventud

Alumnos del Grado de Electricidad y Fontanería en la Escuela Profesional de Bissora, en Guinea-Bissau

En muchas zonas del mundo los conflictos armados, la inestabilidad política y los desastres naturales llevan a muchos niños y jóvenes a una situación de vulnerabilidad que es necesario atajar para evitar su desconexión de la sociedad y el estado. Los programas de desarrollo comunitario de Humana ayudan a estrechar vínculos sociales con actividades de formación y mejora del entorno en cuanto a nutrición, agua y saneamiento, condiciones sanitarias, formación e información.

Estos proyectos siempre involucran a la población local en favor de la mejora de su situación y buscan el apoyo de las autoridades locales, para garantizar su estabilidad y desarrollo en el tiempo.

Estos proyectos son posibles gracias a tu colaboración mediante donaciones de ropa y calzado y mediante compras de moda secondhand en las tiendas Humana. Si quieres saber más sobre cómo trabajamos y sobre otros proyectos de cooperación visita nuestra web.

 

Cradle to cradle: ¿puede la moda circular prescindir del secondhand?

Cradle to cradle, de la cuna a la cuna, es el concepto que en 2002 plantearon en un libro el químico-ecologista alemán Michael Braungart y el arquitecto-paisajista estadounidense William McDonough. La premisa fundamental es el cambio de enfoque de la consigna principal del ecologismo, la conocida regla de las tres erres: Reducir, reutilizar, reciclar. Los autores consideran que reducir el impacto sobre el medio ambiente de los procesos productivos provoca que se ralentice, pero no lo elimina.

Por ello proponen ir a la raíz de los problemas: desde el propio diseño y concepción de cualquier bien o acción deben tenerse en cuenta todas las fases de producción involucradas, desde la extracción de materias primas hasta el reciclado. Es el origen de lo que ahora conocemos como economía circular, que iniciaríamos con el llamado ecodiseño.

En moda hay muchos elementos a tener en cuenta a la hora de aplicar la economía circular: para que una prenda pueda al final de su vida ser desmontada y reutilizada o reciclada en su totalidad, es necesario diseñar con este fin de vida en la cabeza. Todo un reto para el funcionamiento lineal actual de esta industria.

moda_circular_ecologica_secondhand_humana_fin_social.jpg

Se dice muchas veces que el mercado de segunda mano es un parche y no una solución al reto de la sostenibilidad en moda. Ciertamente no es solución, pero por mucho que se trabaje en una transición hacia una moda 100% circular, el secondhand seguirá siendo necesario. El único motivo: el consumismo.

El auge del low cost y la consolidación del fast fashion como modelo imperante en moda han provocado un consumo exagerado y muy alejado de nuestras necesidades reales. Es indiscutible: compramos ropa por encima de nuestras posibilidades y, sobre todo, de las posibilidades del Planeta.

Por eso, por mucho que la moda transicione hacia la circularidad, el secondhand será necesario mientras los niveles de consumo sigan siendo excesivos. La prenda más sostenible es la ya fabricada, siempre será mejor acudir a la reutilización antes que al reciclaje. Es una cuestión de aprovechamiento de recursos.

La moda circular no puede prescindir de la reutilización, ya que el consumo nunca será 100% eficiente. El futuro de la moda solo puede ser circular y secondhand

 

Moda y contaminación del agua

He visto ríos de pueblos (en Asia) del color de moda de la temporada del vaquero de Occidente. Hace ya algo más de tres años que María Almazán, fundadora de Latitude, pronunciaba esta demoledora afirmación en el episodio Fashion Victims del programa “Salvados” en La Sexta. Sin embargo, todavía pocos consumidores son conscientes de que la ropa que visten supone una grave contaminación del agua, tanto en el lugar en el que se produce como en el que se viste.

La contaminación del agua en el proceso de fabricación de textil va mucho más allá de los tintes, está presente en toda la cadena productiva: desde la contaminación de los acuíferos cercanos a los monocultivos de algodón, debido al constante uso de pesticidas, hasta el tratamiento del tejido con diversos productos químicos para evitar arrugas, desodorantes y tratamientos ignífugos (muy habituales en el trabajo con fibras sintéticas).

moda_sostenible_humana_secondhand_agua_reutilización_eco_fashion.jpgY a pesar de todo, el impacto de productos químicos tóxicos no se queda exclusivamente en los países en los que se fabrican las prendas (uno de los motivos por los que es más barato producir allí es la laxa o inexistente regulación en materia de emisiones y vertidos), sino que afecta también a los países compradores, principalmente Occidente. Llega a través del agua de las lavadoras en las que los consumidores lavamos estas prendas y a través de filtraciones en los acuíferos cercanos a los vertederos. Cada persona desecha cada año entre 30 y 40 Kg de ropa al año de media y solo el 10% tiene una segunda vida; el resto, acaba en un vertedero en el mejor de los casos.

El dato es demoledor: para obtener 1 Kg de tejido de algodón se emplean 3 Kg de productos químicos. 

Una vez más, se hace necesario que los poderes públicos a nivel internacional pongan límite a la contaminación del agua por parte de los productores. Pero también como consumidores tenemos la responsabilidad de optar por marcas responsables en su producción y de consumir de una forma racional, sacando el máximo partido a las prendas ya fabricadas, bien sea a nivel doméstico o en el mercado de segunda mano.

En Humana también lo tenemos claro y optamos siempre por la reutilización como primer paso para frenar el consumo desmedido de recursos: la moda no debería costarnos el Planeta. 

Y tú, ¿eras consciente del impacto en el agua de la ropa que compras?

 

Si quieres profundizar sobre el tema puedes consultar estas fuentes de referencia:
Informe Global Warming of 1.5 ºC, elaborado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU. 2018.
Informe Measuring Fashion, elaborado por Quantis y Climate Works Foundation. 2018.
Informe A New Textiles Economy: Redisigning Fashion’s Future, elaborado por Ellen MacArthur Foundation. 2018.
Artículo Style that’s sustainable: A new fast-fashion formula, elaborado por McKinsey & Company. 2016.
Fashion Revolution
Informe Destination Zero: seven years of Detoxing the clothing industry, elaborado por Greenpeace. 2018.
Informe Changing Fashion. The clothing and textile industry at the brink of radical transformation, elaborado por WWF. 2018.
Informe Carnet de vie d’un jean, elaborado por ADEME (Agence de l’Environnement et de la Maîtrise de l’Énergie). 2014.
Informe Environmental assessment of Swedish fashion consumption, elaborado por Mistra Future Fashion. 2015.
Calculadora Reutiliza y Evita CO2, elaborada por AERESS (Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria).