Midiendo el impacto de la fabricación de ropa

Hablábamos en un post anterior de que la industria de la moda es responsable del 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. De este 8% el 6,7% de las emisiones se atribuyen a la vestimenta y el 1,3% al calzado*.

Si analizamos solo la producción de prendas de ropa y dividimos su proceso productivo en fases podemos entender cuán complejo es, pero además podemos estudiar las emisiones de CO2* que se generan en cada una de ellas:

  1. Producción de fibras: 15%. Comprende la extracción de materias primas y procesado hasta obtener las fibras de algodón, celulosa, lino y fibras sintéticas.
  2. Preparación de hilatura: 28%. Supone el procesado de las fibras hasta obtener una hilatura estable y lista para poder convertirla en tejido.
  3. Producción de tejido: 12%. La fabricación del tejido a partir de la hilatura correspondiente.
  4. Tinte y acabado del tejido: 36%. Incluye el blanqueamiento y tinte de los tejidos, así como tratamientos desodorantes, ignífugos, para generar efectos visuales, etc.
  5. Confección de la prenda: 7%. El corte de las telas y la confección de las diferentes piezas para fabricar la prenda completa.
  6. Distribución: 1,3%. El traslado de las prendas desde la fábrica hasta los puntos de venta.
  7. Fin de ciclo: 0,3%. Incluye recogida, traslado y procesamiento de las prendas que se desechan. Incluye depósito en vertederos e incineración.

humana-secondhand-moda-sostenible-emisiones-contaminacion

Valorando en perspectiva el proceso completo es bastante claro que la fabricación de una nueva prenda de ropa es increíblemente intensiva en uso de energía y, por tanto en emisiones de gases de efecto invernadero. Solo los procesos de preparación de hilatura y tinte y acabados ya suponen más del 50% del proceso.

Este es uno de los motivos por los que en Humana apoyamos la reutilización del textil como vía para paliar los efectos de la moda en el Planeta. Si aprovechamos al máximo las prendas que ya están fabricadas minimizamos el impacto de las emisiones de CO2 en el medio ambiente asociadas a nuestras compras. Por eso nos gusta decir que la prenda más sostenible es la ya fabricada. 

*Datos extraídos del informe Measuring Fashion elaborado por Quantis.

¿Sabías que…?

¿Sabías que la industria de la moda es responsable del 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero? En un estudio publicado el año pasado, Quantis medía el impacto directo de la producción de ropa y calzado en cada una se sus fases a nivel global. Y efectivamente, la producción de moda supone aproximadamente el 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. 

¿Pero qué significa el 8%? Significa, por ejemplo, que las emisiones asociadas a la industria de la moda son equiparables a las emisiones totales de todo el continente europeo. 

De este 8%, el 17% de las emisiones se atribuyen a producción de calzado y el 83% restante a prendas de ropa. Si nos centramos en esta segunda categoría, y sabiendo que cada persona consume de media anualmente 11,4 Kg de ropa (según Quantis a nivel global), podríamos decir que cada persona es responsable de la emisión de 442 Kg de CO2 al año, solo con su consumo de textil. Para hacernos una idea de la magnitud de este dato, Quantis afirma esta cifra supone una emisión equivalente a la que supondría conducir un coche durante unos 2.400 Km. 

humana-reutilización-sostenible-moda-secondhand.png

¿Alguna vez te habías planteado que con los productos que compras dejas una huella en el Planeta? Todo lo que consumimos tiene un impacto medioambiental asociado, una huella de carbono que se convierte en la nuestra en el momento en el que lo adquirimos. Cada vez que apostamos por consumir de forma responsable, comprando secondhand o a un productor con bajo impacto, contribuimos a reducir la huella medioambiental de nuestro consumo.

Y tú, ¿cuantos Kg de CO2 vas a producir este año con tus compras? 

¿Cuántos Kg de CO2  pesa tu ropa?

Como comentábamos en un post de la semana pasada, la industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta debido a su complejo y globalizado modelo de producción. Es responsable del 8% de las emisiones mundiales de CO2.

Hoy queremos poner el foco en la primera parte de su cadena productiva: desde la obtención de materiales primas hasta la confección de las prendas.

Una industria intensiva en emisiones

Nuestra ropa puede estar fabricada con fibras naturales de origen vegetal (algodón, lino, cáñamo…), con materiales naturales de origen animal (lana, cuero u otro tipo de piel), o con fibras sintéticas derivadas del petróleo (polyester, elastano, acrílico, etc.). En cualquiera de los tres casos, la obtención de dichas fibras y materiales y su posterior transformación en tejido es un proceso altamente industrializado.

Los tratamientos a los que a continuación se someten los tejidos y la confección de las prendas, con sus tintados, estampaciones, procesos desodorantes (muy habituales en tejidos sintéticos), tratamientos ignífugos (obligatorios en muchos países para las prendas de ropa infantil), modificaciones en la textura (por ejemplo el efecto desgastado en los vaqueros), etc., son también muy intensivos en uso de energía. Ambos procesos conllevan una gran parte del mencionado 8% de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Por eso desde Humana queremos lanzar la reflexión del CO2 que representa para el planeta las prendas que vestimos, las prendas que tenemos, las prendas nuevas que compramos. Hay infinidad de estudios que han hecho cálculos en esta línea. Por ejemplo, los Kgs de CO2 que suponen unas zapatillas de deporte, o una cazadora, una camiseta, o unos vaqueros.

12 vale nueva coleccion enero

Si hacemos la suma, ¿cuántos Kg de CO2 hay en nuestro armario? ¿Cuántos hemos comprado a lo largo del último año? ¿Cuántos hemos comprado a lo largo de nuestra vida? Puede parecer que una prenda concreta no tiene mucho impacto, pero cuando pensamos en estas cifras es mucho más fácil ser conscientes de nuestra huella ecológica, del CO2 que nuestras compras suponen para el medio ambiente.

¿Cómo podemos reducir las cifras? 

Hay ya varias marcas de moda que están trabajando en pos de la circularidad, introduciendo medidas que recorten las emisiones en todos los eslabones de la cadena productiva. Investigando el origen de las prendas que compramos y optando por productores responsables podemos reducir mucho las emisiones asociadas a las prendas que vestimos.

Desde Humana promovemos la reutilización, porque con la moda secondhand promovemos la reducción del CO2 asociado a la extracción de materias primas y a la producción.

Como consumidores también podemos reducir las cifras aprovechando bien las prendas que tenemos ya en el armario y comprando solo lo que necesitamos. Si además donamos la ropa que ya no utilizamos permitimos que tenga una segunda vida estableciendo un modelo circular para la moda.

Y tú, ¿tienes alguna idea sobre cómo comprar más sostenible? 🙂

 

Moda y medio ambiente

Como ocurre con toda industria, la moda tiene un efecto sobre nuestro entorno: desde el cultivo de algodón para obtener fibras naturales al proceso de fabricación de tejidos sintéticos, siguiendo por la confección y distribución de las prendas, y terminando en el final de su vida útil. Cada prenda de ropa que vestimos deja huella en el medio ambiente en forma de emisiones de CO2, de consumo de recursos hídricos y energía, de contaminación de agua, o de uso y erosión del suelo.

El informe elaborado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC)  presentado en la COP24 que se acaba de celebrar en Katowice-Polonia, señala que la temperatura del Planeta aumentará en 1,5 grados centígrados en una década a menos que se tomen medidas urgentes para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

2018 ha traído nuevas evidencias de que el cambio climático está teniendo consecuencias cada vez más graves, que van desde las olas de calor en el Ártico hasta el aumento del nivel del mar y el incremento de la acidificación de los océanos.

La industria de la moda es una de las más contaminantes del planeta. ¿Y por qué lo es? Porque su producción es muy compleja e intensiva en uso del suelo, en consumo de agua y en emisiones: representa el 8% de las emisiones globales de CO2*.   

Cuando confluye una producción altamente compleja y contaminante con un consumo exacerbado y una fabricación deslocalizada de los países en los que se utilizará la mayor parte de dicha producción, obtenemos la “tormenta perfecta” de la contaminación: un nivel de emisiones comparable al global de toda Europa.

moda_second_hand_humana_cambio_climatico.jpg

Aunque haya motivos de alarma no está todo perdido, lo importante es actuar. A lo largo de los próximos meses iremos desglosando el modo en que la moda afecta al medio ambiente y las diferentes acciones que podemos llevar a cabo a título individual para revertir la situación. Empezando por la reutilización.

Mientras tanto nos encantaría que compartieras con nosotros tus iniciativas para disfrutar de la moda de manera sostenible 🙂 

*Fuente: modaes.es