La moda: del cielo al suelo

¿Sabías que la ropa que vistes tiene un efecto directo en el suelo? Como en muchos de los procesos industriales de la economía lineal imperante, las fases de obtención de materia prima y desecho del producto son las más dañinas en cuanto a uso de suelo se refieren.

Los grandes monocultivos de los que se obtienen las fibras naturales, los procesos de extracción de petróleo para la elaboración de fibras sintéticas y la ganadería intensiva para la obtención de pieles y cueros provocan un impacto no solo en el consumo del agua y en las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, sino también en la degradación del suelo que va perdiendo nutrientes y capacidad de hacer crecer nueva vegetación. La visión extractivista establecida en los modelos de producción lineales habituales no deja descanso al suelo para que se regenere, vierte productos químicos que acentúan este efecto o incluso lo “rompe” en búsqueda del codiciado oro negro.

humana-moda-secondhand-fin-social-suelo-cambio-climático.jpg

Todo esto lleva aparejado un importante desequilibrio en los ecosistemas de las zonas explotadas, y con ellos también la pérdida de masa forestal y flora que nos ayudan a neutralizar los efectos del excesivo CO2 que la actividad humana emite a la atmósfera constantemente.

Por eso es importante entender qué favorecemos cada vez que compramos una prenda de ropa. Comprando secondhand evitas todo este impacto en el suelo, porque la prenda que menos contamina es la que ya está fabricada. 

Como consumidores tenemos la posibilidad de potenciar el modelo de consumo en el que creemos, aunque no siempre sea la opción mayoritaria o más cómoda. Requiere una adaptación, pero ¿no merece nuestro Planeta un pequeño esfuerzo?

Si quieres conocer más sobre Humana y su funcionamiento visita nuestra web. 

Todo empieza contigo

Todo empieza con esa chaqueta en tu armario que hace tiempo que no usas. Vistes chaquetas con frecuencia, y es posible que esta en concreto la saques en varias ocasiones y hasta te la llegues a probar con tu outfit de ese día. Pero por un motivo u otro al final nunca sale de casa contigo.

moda_fin_social_humana_secondhand_cooperacion.jpgEsa chaqueta puede servir para mucho más que ocupar espacio en tu armario y hacerte sentir culpable por no usarla. Si la donaras en una de nuestras tiendas Humana por ejemplo podrías obtener un descuento con el que comprar otras prendas secondhand que sí vayas a utilizar.

Además estarías convirtiendo esa chaqueta en un recurso, un recurso que Humana podría poner a la venta para que la usara otra persona. Y con el dinero obtenido por ella se podría contribuir a la formación de un profesor en Angola, o a la creación de un club de agricultores locales en Zambia, o a la formación profesional de jóvenes en Guinea-Bissau, o a la asistencia de emergencia allá donde surjan.

También puede contribuir a la creación de algún huerto urbano ecológico en España que fomente la creación de lazos sociales entre vecinos y personas en riesgo de exclusión, o a la sensibilización sobre la importancia de la reutilización en colegios, o al reparto de ayudas a la vestimenta a personas con pocos recursos en España.

La gestión del textil usado con fin social es la razón de ser de Humana: acciones que protegen al medio ambiente (prevención de generación de residuos) y que tienen la finalidad de apoyar a las comunidades que lo necesitan.

Y todo esto empieza con tus donaciones de calzado y ropa. Todo esto empieza contigo.

Si quieres saber más sobre el funcionamiento de Humana visita nuestra web.

 

El 95% de las prendas que se tiran a la basura podrían ser reutilizadas

Vivimos en un mundo en el que la acumulación de prendas de ropa es lo habitual. El constante cambio de colecciones en las grandes cadenas de moda generan un ir y venir de tendencias y fads que dejan obsoleta la mitad de nuestros armarios en cuestión de semanas. La consecuencia es que volvemos a comprar ropa “a la moda”, una y otra vez, y esto no es sostenible.

No es sostenible porque la producción de moda consume gran cantidad de recursos y emite muchos gases de efecto invernadero. Producir unos vaqueros supone la emisión de 13 Kg de CO2 y el consumo de 6.800 litros de agua. Producir una camiseta de algodón supone la emisión de 3,87 Kg de CO2 y el consumo de 2.500 litros de agua. Para obtener 1 Kg de tejido de algodón se emplean 3 Kg de productos químicos. Con cada una de nuestras compras contribuimos a este impacto medioambiental.

La tendencia general es a externalizar responsabilidades, principalmente a las empresas y a los administraciones públicas. Pero como individuos también tenemos una responsabilidad y podemos hacer mucho al respecto: desde la comprar solo lo que necesitamos y evitar las adquisiciones por impulso, comprar prendas fabricadas de modo sostenible o secondhand, y poner de nuevo en circulación la ropa que ya no vamos a utilizar.

moda_humana_secondhand_segunda_mano_sostenible_cooperacion.jpg

La acumulación de prendas en nuestros armarios, además de poco amable con nuestros bolsillos, no resulta sostenible para el Planeta, especialmente si no las utilizamos. Cuando no vestimos una prenda lo más responsable es introducirla en el mercado de segunda mano, para que se vuelva a poner en circulación y otra persona la pueda aprovechar.

Si el 95% de las prendas que terminan en el vertedero podrían ser reutilizadas, es necesario que hagamos el esfuerzo de buscar el lugar adecuado en el que depositar las prendas de las que nos vamos a deshacer. Imagínate lo que podríamos ahorrar en emisiones y consumo de recursos al medio ambiente. Al final la prenda más sostenible es la que ya está fabricada.

Tirar las prendas que no quieres a la basura puede ser lo más cómodo, pero es una irresponsabilidad. Busca los contenedores específicos de textil, organizaciones que recogen ropa o plataformas de venta o intercambio que tienes a mano en tu zona y da una segunda vida a tu ropa. Por nuestro Planeta y por poder seguir disfrutando de la moda que tanto nos gusta.

En Humana tienes la posibilidad de donar la ropa y el calzado que ya no usas en nuestra red de contenedores de recogida o en nuestras tiendas secondhand.

Cradle to cradle: ¿puede la moda circular prescindir del secondhand?

Cradle to cradle, de la cuna a la cuna, es el concepto que en 2002 plantearon en un libro el químico-ecologista alemán Michael Braungart y el arquitecto-paisajista estadounidense William McDonough. La premisa fundamental es el cambio de enfoque de la consigna principal del ecologismo, la conocida regla de las tres erres: Reducir, reutilizar, reciclar. Los autores consideran que reducir el impacto sobre el medio ambiente de los procesos productivos provoca que se ralentice, pero no lo elimina.

Por ello proponen ir a la raíz de los problemas: desde el propio diseño y concepción de cualquier bien o acción deben tenerse en cuenta todas las fases de producción involucradas, desde la extracción de materias primas hasta el reciclado. Es el origen de lo que ahora conocemos como economía circular, que iniciaríamos con el llamado ecodiseño.

En moda hay muchos elementos a tener en cuenta a la hora de aplicar la economía circular: para que una prenda pueda al final de su vida ser desmontada y reutilizada o reciclada en su totalidad, es necesario diseñar con este fin de vida en la cabeza. Todo un reto para el funcionamiento lineal actual de esta industria.

moda_circular_ecologica_secondhand_humana_fin_social.jpg

Se dice muchas veces que el mercado de segunda mano es un parche y no una solución al reto de la sostenibilidad en moda. Ciertamente no es solución, pero por mucho que se trabaje en una transición hacia una moda 100% circular, el secondhand seguirá siendo necesario. El único motivo: el consumismo.

El auge del low cost y la consolidación del fast fashion como modelo imperante en moda han provocado un consumo exagerado y muy alejado de nuestras necesidades reales. Es indiscutible: compramos ropa por encima de nuestras posibilidades y, sobre todo, de las posibilidades del Planeta.

Por eso, por mucho que la moda transicione hacia la circularidad, el secondhand será necesario mientras los niveles de consumo sigan siendo excesivos. La prenda más sostenible es la ya fabricada, siempre será mejor acudir a la reutilización antes que al reciclaje. Es una cuestión de aprovechamiento de recursos.

La moda circular no puede prescindir de la reutilización, ya que el consumo nunca será 100% eficiente. El futuro de la moda solo puede ser circular y secondhand