JOIN THE SECONDHAND REVOLUTION

Hoy inauguramos la Fashion Revolution Week. En 2013, el 23 de abril el deterioro del edificio Rana Plaza en Dacca, Bangladesh, provocó su derrumbe, matando a 1.134 personas que trabajaban en su interior, e hiriendo a 2.437.

Rana Plaza es una de las múltiples fábricas de Asia Pacífico en la que se hacinan miles y miles de personas que fabrican ropa para grandes cadenas de moda, las conocidas como fast fashion.

No fue la primera ni ha sido la última vez que ha habido una tragedia similar, pero lo que diferencia lo ocurrido aquel 23 de abril del resto es que dio lugar al nacimiento del movimiento Fashion Revolution. Entonces una serie de personas y organizaciones se unieron para denunciar lo ocurrido, reclamar responsabilidades y concienciar para frenar un modelo de producción y consumo que no es sostenible, ni para el Planeta ni para la vida.

En la actualidad existen infinidad de organizaciones y empresas que han revolucionado el sector y están incorporando prácticas más sostenibles en la producción o implantando modelos de negocio diferentes, fundamentalmente basados en la reutilización (upcycling, alquiler de prendas, secondhand, etc.).

Y es que tiene sentido pensar en la reutilización como primer paso hacia la sostenibilidad en moda: el frenético ritmo de consumo de las últimas décadas hace que haya en circulación infinidad de prendas a las que se les puede dar una segunda vida. Está claro, la prenda más sostenible es la que ya está fabricada.

Muchas de estas nuevas prácticas están llegando además de la mano de organizaciones sin ánimo de lucro o empresas con espíritu de impacto positivo, que reinvierten total o parcialmente sus beneficios en proyectos sociales y medioambientales.

Pero no todo está en manos de quienes establecen la oferta de moda, quienes consumimos tenemos también mucho que decir. Puede parecer que nuestras acciones individuales no tienen gran repercusión, pero los millones de personas que habitamos en este Planeta realmente tenemos capacidad de cambio.

Por ejemplo, la Federación Humana People to People, a la que pertenece Humana en España, impactó en 2020 a 12 millones de personas a nivel global con sus proyectos de cooperación. Y todo esto ha sido posible porque personas como tú habéis decido donar la ropa y calzado que ya no usáis o comprar moda secondhand en alguna de nuestras tiendas. Por eso nos gusta decir que tu ropa sirve para mucho más, y tus compras también.

El consumo consciente es fundamental en este cambio: si entendemos que con nuestras compras estamos validando un modelo de negocio que tiene un impacto determinado en comunidades concretas y en el medio ambiente, podemos tomar las decisiones de compra que más se ajusten a nuestros valores.

A nivel global, los recursos necesarios para mantener nuestro ritmo de producción y consumo al año equivalen a un planeta y medio. Hemos sobrepasado nuestra biocapacidad sobradamente, los datos son irrefutables y esto no es sostenible. Solo optando por la economía verde y circular, y por la social y solidaria, podemos revertir esta tendencia y dejar a las siguientes un mundo habitable y justo.

Así que, ¿te unes a la revolución del secondhand?

Si quieres conocer más sobre o implicarte en el movimiento Fashion Revolution visita su web.

La importancia de reflexionar sobre nuestro consumo: experimento interno

Son muchos los estudios que demuestran lo perjudicial que es el plástico para el medio ambiente a muchos niveles: tarda cientos de años en descomponerse y lo componen sustancias químicas tóxicas que se terminan vertiendo en el suelo y en el mar.

En realidad el plástico no se descompone, si no que se va rompiendo con la erosión trozos cada vez más pequeños, que llegan a ser microscópicos. Pero aunque no los veamos siguen con nosotros, se dice que todos los plásticos que se han producido en toda la historia siguen existiendo. 

Por eso en Humana, siendo la protección del medio ambiente nuestra razón de ser, hemos querido hacer un experimento en los equipos de las tiendas Humana secondhand para evaluar nuestro consumo de plástico como usuarios. El experimento consistía en recoger, durante un mes y medio, todas las botellas de plástico que el equipo consumía mientras estaba en tienda.

El resultado se puede ver en nuestros escaparates, cada tienda expone las botellas recogidas en su escaparate a partir del 8 de julio.

moda-sostenible-humana-medio-ambiente.jpg

A veces solo es necesario observar nuestros propios hábitos de consumo para aprender a hacer pequeños ajustes en nuestra vida que pueden tener grandes resultados para el Planeta.

Y tú, ¿sabrías decir cuántas botellas de plástico consumes a lo largo de un mes?

15.03 DM del Consumo Responsable

El próximo viernes 15 de marzo se celebra el Día mundial del consumo responsable, una fecha clave para involucrar a ciudadanos y organizaciones en conseguir un mundo mejor basado en una producción y consumo más responsables, tal y como establece el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12 fijado por la ONU.

El consumo responsable en moda pasa no solo, pero sí necesariamente, por el individuo: por su capacidad de decidir qué hace con la ropa y el calzado que ya no utiliza y por su capacidad de decidir dónde compra prendas nuevas cuando las necesita.

En el paradigma actual de consumo exacerbado de moda, prácticamente de usar y tirar, se genera una cantidad ingente de ropa en circulación cuyo destino, salvo que intervenga una organización externa, será el olvido en el fondo de un armario o, aún peor, la basura. Conociendo el impacto medioambiental que tiene la producción del textil es vital que cambiemos nuestra mentalidad, que reflexionemos y hagamos compras de ropa responsables, es decir, de prendas que realmente vayamos a utilizar y a amortizar.

humana-consumo-responsable-moda-secondhand-ODS.jpg

Pocas cosas hay más responsables que comprar secondhand, ya que evitaremos toda la contaminación asociada a la confección de nuevas prendas. La prenda más sostenible es la que ya está fabricada. 

Si además ejercemos esta responsabilidad como consumidores no solo en la adquisición, sino también en el uso y en el descarte posterior de las prendas, podremos fomentar su reutilización y reciclaje y cerraremos el círculo. Nuestra huella ecológica será mucho menor. 

Y tú, ¿qué haces para consumir de un modo más responsable?

Navidades responsables

1,75Kg de residuos por persona y día. Esta es la cifra resultante del incremento en el consumo que ocurre durante las vacaciones de navidad. Más impactante resulta aún cuando sabemos que durante el resto del año esta cifra se reduce a 1Kg por persona y día. Es decir, que en navidades producimos un 75% más de residuos. 

Estas cifras son incómodas, así que desde Humana recomendamos por esto no caer en la compra compulsiva y tomárselo con calma. Sentarse tranquilamente a valorar qué es necesario para nosotros, qué nos aporta, y cuánto nos queremos gastar esta navidad es clave para efectuar un consumo más racional. 

humana_consumo_responsable_fundacion_segunda_mano_second_hand.jpgUna vez tengas definida tu lista y tus objetivos, es mucho más fácil buscar alternativas que nos pueden ayudar a generar menos residuos y minimizar nuestro impacto durante las navidades.

Reutilizando todo lo que puedas u organizando intercambios entre familiares y amigos e incluso compañeros de trabajo puedes conseguir reducir significativamente el gasto en regalos (y looks!) y a la vez aprovechar recursos disponibles.

Comprando secondhand también ahorrarás mucho dinero y aprovecharás recursos disponibles al evitar el impacto ambiental derivado de la fabricación de nuevos productos. ¡Y favorecerás el mercado de segunda mano! Además encontrarás objetos y prendas muy originales que serán diferentes a lo que la mayoría de la gente vea y reciba en esta temporada.

Y si no te queda más remedio que comprar cosas nuevas, piensa si puedes favorecer con tu compra empresas con fin social o proyectos de comercio justo o respetuosos con el medio ambiente. Así las darás a conocer y respaldarás sus negocios económicamente para que puedan seguir adelante.

Y tú, ¿qué trucos tienes para hacer un consumo más responsable en navidades?

Felices fiestas 🙂