Vaqueros circulares

Fabricar un único par de vaqueros son supone el consumo de 6.800 litros de agua* y 13 Kg de CO2*. Las cifras hablan por sí solas, está claro que con semejante coste medioambiental tenemos que aprovechar al máximo los vaqueros que compramos y comprar solo los que realmente necesitamos. Teniendo en cuenta estos datos, tiene sentido también plantearse si, cuando los necesitamos, merece la pena comprar vaqueros nuevos o quizá sea mejor intentar buscarlos de segunda mano antes.

En cualquier caso, es una pena que una prenda que se utiliza tan frecuentemente, que es un básico de armario para tantas personas en todo el mundo, tenga un impacto tan grande en nuestro Planeta.

Hace unos días Ellen MacArthur Foundation publicaba el informe The Jeans Redesign en el  marco de su área de investigación Make Fashion Circular. En este informe se recogen los mínimos que se deben cumplir a la hora de fabricar un vaquero circular, y por tanto sostenible, evaluando todos los pasos implicados desde el origen hasta el fin de la vida del producto.

El informe sugiere cambios para tener en cuenta aspectos como la durabilidad de la prenda, la seguridad (no toxicidad) de los materiales empleados, el uso de materiales reciclados y el diseño pensando en facilitar el proceso de reciclaje al máximo, y la trazabilidad de todo el proceso.

vaqueros_jeans_denim_humana_secondhand_moda_sostenible-e1563952994393.jpg

El informe incluye además el pre requisito de las prendas sean fabricadas bajo unas condiciones laborales dignas y seguras. De este modo se recogen las mejores prácticas para liderar la transición hacia una moda circular, más sostenible con las personas y con el Planeta. 

Repensar la industria de la moda y acelerar su transición hacia la economía circular es imprescindible para poder seguir disfrutando de ella sin dañar el medio ambiente. Desde Humana proponemos la reutilización como paso previo al reciclaje, porque la prenda más sostenible es la que ya está fabricada. 

 

*FUENTES: 
https://www.treehugger.com/clean-technology/how-many-gallons-of-water-does-it-take-to-make.html
http://www.eltambor.es/2019/04/todo-lo-que-tus-vaqueros-pueden-esconder-y-esconden/

 

La huella de carbono y el consumismo

Estamos ganando batallas medioambientales, pero estamos perdiendo la guerra contra el consumismo.  

Estas palabras de la activista Lu Yen Rollof (MAKE SMTHNG – Greenpeace) no podrían ser más acertadas. A la hora de proteger el medio ambiente, las características de la moda que consumimos son importantes: sus materiales, procedencia, proceso de producción, logística de la marca, etc. son determinantes a la hora de evaluar el impacto que cada prenda tiene en el Planeta, su huella de carbono. 

Sin embargo, el modo, o mejor dicho, la cantidad en la que consumimos provoca que las prendas que en principio tienen una menor huella de carbono terminen por hacer mucho daño también en el medio ambiente por acumulación.

Estamos en la era de la conveniencia, del bajo coste, del usar y tirar y de los ritmos frenéticos. Lo que hoy es moda mañana deja de serlo, queremos todo lo que vemos en redes sociales o en los medios en nuestras manos y lo queremos ya. Y además lo queremos barato. Esto no es sostenible, no puede serlo.

consumismo_moda_sostenible_humana_fin_social.jpg

Fabricamos moda por encima de las capacidades del Planeta, la compramos por un precio menor del que debería tener, y la desechamos a un ritmo mucho mayor del que La Tierra es capaz de re absorberla.

Por ello y por nuestro futuro hoy desde Humana llamamos a la reflexión: 

  • ¿Es necesario acumular tanta ropa que no usamos cuando otra persona le podría dar otra vida?
  • ¿Por qué no optar por consumir moda más sostenible, ya sea de segunda mano o de producción responsable?
  • ¿Por qué no comprar solo lo que realmente necesitamos pensando en que nos dure?
Si quieres saber más sobre Humana y su labor visita nuestra web. 

Moda y contaminación del agua

He visto ríos de pueblos (en Asia) del color de moda de la temporada del vaquero de Occidente. Hace ya algo más de tres años que María Almazán, fundadora de Latitude, pronunciaba esta demoledora afirmación en el episodio Fashion Victims del programa “Salvados” en La Sexta. Sin embargo, todavía pocos consumidores son conscientes de que la ropa que visten supone una grave contaminación del agua, tanto en el lugar en el que se produce como en el que se viste.

La contaminación del agua en el proceso de fabricación de textil va mucho más allá de los tintes, está presente en toda la cadena productiva: desde la contaminación de los acuíferos cercanos a los monocultivos de algodón, debido al constante uso de pesticidas, hasta el tratamiento del tejido con diversos productos químicos para evitar arrugas, desodorantes y tratamientos ignífugos (muy habituales en el trabajo con fibras sintéticas).

moda_sostenible_humana_secondhand_agua_reutilización_eco_fashion.jpgY a pesar de todo, el impacto de productos químicos tóxicos no se queda exclusivamente en los países en los que se fabrican las prendas (uno de los motivos por los que es más barato producir allí es la laxa o inexistente regulación en materia de emisiones y vertidos), sino que afecta también a los países compradores, principalmente Occidente. Llega a través del agua de las lavadoras en las que los consumidores lavamos estas prendas y a través de filtraciones en los acuíferos cercanos a los vertederos. Cada persona desecha cada año entre 30 y 40 Kg de ropa al año de media y solo el 10% tiene una segunda vida; el resto, acaba en un vertedero en el mejor de los casos.

El dato es demoledor: para obtener 1 Kg de tejido de algodón se emplean 3 Kg de productos químicos. 

Una vez más, se hace necesario que los poderes públicos a nivel internacional pongan límite a la contaminación del agua por parte de los productores. Pero también como consumidores tenemos la responsabilidad de optar por marcas responsables en su producción y de consumir de una forma racional, sacando el máximo partido a las prendas ya fabricadas, bien sea a nivel doméstico o en el mercado de segunda mano.

En Humana también lo tenemos claro y optamos siempre por la reutilización como primer paso para frenar el consumo desmedido de recursos: la moda no debería costarnos el Planeta. 

Y tú, ¿eras consciente del impacto en el agua de la ropa que compras?

 

Si quieres profundizar sobre el tema puedes consultar estas fuentes de referencia:
Informe Global Warming of 1.5 ºC, elaborado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU. 2018.
Informe Measuring Fashion, elaborado por Quantis y Climate Works Foundation. 2018.
Informe A New Textiles Economy: Redisigning Fashion’s Future, elaborado por Ellen MacArthur Foundation. 2018.
Artículo Style that’s sustainable: A new fast-fashion formula, elaborado por McKinsey & Company. 2016.
Fashion Revolution
Informe Destination Zero: seven years of Detoxing the clothing industry, elaborado por Greenpeace. 2018.
Informe Changing Fashion. The clothing and textile industry at the brink of radical transformation, elaborado por WWF. 2018.
Informe Carnet de vie d’un jean, elaborado por ADEME (Agence de l’Environnement et de la Maîtrise de l’Énergie). 2014.
Informe Environmental assessment of Swedish fashion consumption, elaborado por Mistra Future Fashion. 2015.
Calculadora Reutiliza y Evita CO2, elaborada por AERESS (Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria).

17.06 Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía

Ayer celebramos el Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía, jornada para concienciar acerca de las iniciativas internacionales para frenar la degradación de los ecosistemas más vulnerables a través de un compromiso a todos los niveles de la sociedad. Además se trata de uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por la ONU (ODS 15.3): para 2030, luchar contra la desertificación, rehabilitar las tierras y los suelos degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo

Son muchos los factores que favorecen la desertificación; la industria, incluida la de la moda, tiene mucho que ver con este fenómeno. Como en muchos de los procesos industriales de la economía lineal imperante, en la moda las fases de obtención de materia prima y de fin de vida del producto son las más dañinas en este sentido.

La degradación del suelo se asocia frecuentemente a la pérdida de masa forestal. Los bosques son los pulmones del Planeta ya que transforman CO2 en oxígeno y por consiguiente contribuyen a la “limpieza” del aire. Con la erosión del suelo para extraer petróleo, necesario para la obtención de fibras sintéticas como el poliester, y los grandes monocultivos destinados a la obtención de fibras naturales como el algodón, desaparece la vegetación y se degradan los ecosistemas. 

Sin la acción de los bosques llega más CO2 a la atmósfera contribuyendo al calentamiento global, se acelera la desertificación de los suelos y desaparecen especies de flora y fauna, desequilibrando y destruyendo ecosistemas completos.

humana-secondhand-moda-ropa-segunda-mano-sostenible-reutilización.jpg

El nivel frenético de consumo de moda impuesto por el modelo fast fashion multiplica el impacto que la obtención de materias primas  tiene en el suelo. Hay que frenar este consumo desmedido, sí, y hacer un uso más responsable de los recursos (la ropa) que ya tenemos, sabiendo la huella ecológica que supone que llegue a nuestras manos. Pero también hay que dar un giro radical al modelo de producción de moda. Es imprescindible olvidar de una vez la relación extractivista con la naturaleza y evolucionar hacia un modelo de producción circular basado en el máximo aprovechamiento de los recursos, y en la responsabilidad extendida de todo el ciclo de vida de los productos que se ponen en circulación.

Sin la combinación de consumo responsable y un modelo circular en el que se potencie la reutilización, reducir la degradación que la industria de la moda causa en el suelo es prácticamente imposible. No hay otra alternativa: como ciudadanos debemos responsabilizarnos de nuestras decisiones de consumo y demandar a las empresas que asuman sus responsabilidades. 

¿Qué vas a hacer tú?